.

.

Entrevista de portada

                           

 

Si fuera

LA BELLEZA NATURAL.... ARCOS DE LA FRONTERA

LA BELLEZA NATURAL.... ARCOS DE LA FRONTERA

ARCOS, UNA POSTAL PARA LA HISTORIA

ARCOS, UNA POSTAL PARA LA  HISTORIA

ARCOS DE LA FRONTERA EN LA HISTORIA

ARCOS DE LA FRONTERA EN LA HISTORIA

EN POSITIVO ....

EN POSITIVO ....

CALENDARIO DE EVENTOS

viernes, 23 de marzo de 2018

NUEVO DÍA


¿Tu pareja te ha hecho sentir culpable alguna vez? ¿O tú a ella? ¿Por qué lo hacemos?
Entender como opera nos ayudará a eliminarla de nuestras vidas.
¿Qué es la culpa? Básicamente es sentir que tú eres responsable por tus desgracias y las de otros.
En la pareja, ambos gustan de crear relaciones en las que ambos se hacen sentir culpables.
Es cuando se crean relaciones destructivas. Ambos se critican, pero sienten que se necesitan.
¿Por qué sucede esto? Es porque ambos tienen baja autoestima. Y como la culpabilidad controla a la otra persona, eso hace sentir segura a la persona que hace sentir culpable a la otra.
Pero esto es un remedio pasajero a la verdadera enfermedad: una sensación de baja valía.
Es por eso que, cuando dejas a una de estas personas, parece desesperada por regresar contigo ¡hasta te amenaza! Es porque eras su esclava o posesión que lo hacía sentirse valioso. Hacerte sentir culpable, eliminaba el importante trabajo interior de encontrarle el sentido a su vida.
Tu eras esa “distracción” que le hacía olvidar su inseguridad.
Hay personas que no se sienten cómodas con el silencio, porque las confronta con sus necesidades espirituales. Hay quien, inmediatamente al abrir los ojos en la mañana, tiene que prender la radio para escuchar ruido.
También, quien prefiere ver televisión o escuchar su estereo a todo volumen para no escucharse a sí mismo. Es una distracción que hace olvidar la inseguridad y soledad interior.
Yo era inseguro y tenía baja autoestima. Y me sentía cómodo utilizando un poco el sentimiento de culpabilidad con mis novias. Me hacía sentir “hombre” porque las controlaba. Me gustaba que cumplieran mis deseos.
Tomé conciencia clara de mi inseguridad cuando tuve una novia excepcionalmente guapa y atractiva. Era una chica que, por ser de provincia, era más natural, sencilla y franca que las chicas promedio de la ciudad.
Me di cuenta que era imposible controlarla con las mismas estrategias que a mis otras novias. Y me pregunté ¿Cómo puedo hacer que esta chica tan hermosa siga a mi lado si no la puedo controlar?
Y me confronté directamente con mi inseguridad ¿Y si encontrara a un chico que le guste más que yo?
Me di cuenta que no tenía confianza en mi mismo. No confiaba en que mi verdadera persona tuviera las cualidades para enamorar a una chica tan bella.
Sabes? He aprendido que, a veces siendo el hombre más caballero y detallista del mundo, no conseguía el amor de una mujer.
Y a veces, sin proponérmelo y siendo yo mismo, una chica se quedaba cautivada por mi. Y yo ni idea por qué, si no había hecho nada extraordinario, solo ser el que siempre soy en el día a día.
Me di cuenta que el amor es caprichoso y que no depende 100% de mi. El amor es una obra maestra a dúo.
Depende mucho de la subjetividad, experiencia y expectativas de la otra persona también.
Cuando tengo una nueva novia, no dejo de sentir un poco de inseguridad, de si puede encontrar a alguien que le guste más que yo y me deje.
Pero inmediatamente lo controlo. Me relajo y soy yo mismo. Siempre he dicho que si tu pareja no está convencida de estar a tu lado… hay que dejarla ir.
Por eso ya no me preocupo. Si sigue a mi lado… es que va a ser la definitiva. Si por alguna razón ella cambia de parecer o yo, sabré que no era la chica para mi. Y estoy tranquilo, porque a lo mejor la siguiente si es la buena.
Bueno, después de haber tenido a esta chica de provincia, mi siguiente novia fue muy guapa también.
Pero ella era el opuesto de la anterior. La otra, era muy segura de sí misma, esta… muy insegura. Y me quería controlar


No hay comentarios:

Publicar un comentario