.

.

Entrevista de portada

                           

 

Si fuera

LA BELLEZA NATURAL.... ARCOS DE LA FRONTERA

LA BELLEZA NATURAL.... ARCOS DE LA FRONTERA

ARCOS, UNA POSTAL PARA LA HISTORIA

ARCOS, UNA POSTAL PARA LA  HISTORIA

ARCOS DE LA FRONTERA EN LA HISTORIA

ARCOS DE LA FRONTERA EN LA HISTORIA

EN POSITIVO ....

EN POSITIVO ....

CALENDARIO DE EVENTOS

lunes, 31 de diciembre de 2012

II MARCHA BENÉFICA SAN SILVESTRE ARCENSE 2012

II MARCHA BENÉFICA SAN SILVESTRE ARCENSE 2012

BUENOS DÍAS DESDE ARCOS DE LA FRONTERA


La historia de Canelo es la historia de un perro cualquiera y su amo. Es una historia de amor, de cariño, de lealtad, de respeto. Es otra de tantas historias que la Vida, la Naturaleza, Dios, o como quieran llamarlo, nos dá tan a menudo. Una historia de la que nosotros, inmersos en este mundo donde predomina el egocentrismo, la competitividad y la inmediatez, tenemos que aprender. En definitiva, una de esas historias sencillas, sin héroes ni hecho épicos pero que nos enseña lo humildes e insignificantes que somos como especie y como individuos.
Canelo era el mejor amigo de un hombre de Cádiz. Un chucho que acompañaba a su dueño a todas partes y en todo momento y que hacía mucho más llevadera su soledad. Ambos eran fieles amigos y podía vérseles pasear a menudo por las calles gaditanas. Una vez a la semana, uno de esos paseos llevaba al perro y a su dueño al hospital, pues el señor padecía de problemas renales y tenía que someterse a tratamiento de diálisis. Canelo esperaba en la puerta del hospital -pues lógicamente los perros no pueden entrar- tumbado hasta que su dueño salía y volvían juntos a casa.
Un día, el hombre sufrió una complicación en su enfermedad que no pudo superar y falleció en el hospital. Canelo, como siempre, seguía esperando la salida de su dueño tumbado junto a la puerta del hospital. Pero su dueño nunca salió.
El perro permaneció allí sentado, esperando. Ni el hambre ni la sed lo apartaron de la puerta. Día trás día, con frío, lluvia, viento, calor… permanecía junto a la entrada del hospital esperando a su amigo. La gente de la zona se percató del hecho y empezaron a cuidar del animal. Le llevaban comida, agua y casi lo cuidaban como si fuera uno más. Incluso en una ocasión la perrera se lo llevó para sacrificarlo y la presión popular hizo que indultaran al perro.
12 años. Eso fue el tiempo que estuvo Canelo en la puerta del hospital esperando, y no se marchó aburrido, ni en busca de comida o adoptado por una nueva familia. Murió en las puertas del hospital, atropellado. Un final muy trágico, al menos así lo vemos nosotros, pero quizá no lo fue tanto para él que, de algún modo, se reencontró por fin con su querido dueño.
La historia de Canelo se conoció en toda la ciudad de Cádiz e incluso llegó a sobrepasar las fronteras. El pueblo gaditano, en reconocimiento al cariño, dedicación y lealtad de Canelo, de ese chucho que renunció a abandonar a la persona querida hasta su último aliento, dió nombre a una calle e hizo una estatua en su honor.
Autor Desconocido