.

.

Entrevista de portada

                           

 

Si fuera

LA BELLEZA NATURAL.... ARCOS DE LA FRONTERA

LA BELLEZA NATURAL.... ARCOS DE LA FRONTERA

ARCOS, UNA POSTAL PARA LA HISTORIA

ARCOS, UNA POSTAL PARA LA  HISTORIA

ARCOS DE LA FRONTERA EN LA HISTORIA

ARCOS DE LA FRONTERA EN LA HISTORIA

EN POSITIVO ....

EN POSITIVO ....

CALENDARIO DE EVENTOS

viernes, 6 de julio de 2012

El esfuerzo por dedicarse a la música

MARÍA DEL CARMEN JIMÉNEZ PSICÓLOGA CENTRO ALZHEIMER DE VILLAMARTÍN

ENTREVISTA EN RADIO ARCOS A ALBA GONZÁLEZ BAREA 2012

NOTICIA DE CHICLANA : ECOS DEL ROCIO Y LA CARLOTAS EN LA PLAZA DE TOROS DE CHICLANA

El camino de Félix: Etapa 5. Rabanal del Camino- Vegas de Valcarcel

El camino de Félix: Etapa 5. Rabanal del Camino- Vegas de Valcarcel: Hola amigos y familiares. En primer lugar quiero agradecer las muestras de cariño y apoyo que me enviais a traves de las llamadas por teléfo...

FOTOS DE ALBA GONZÁLEZ BAREA Y SUS PADRES EN RADIO ARCOS









VINOS DE JEREZ EN EL STAND DE LA PROVINCIA DE CÁDIZ EN GDANSK - POLONIA ...

ENTREVISTA SEMANAL EN RADIO ARCOS DE PETRI MACIAS DELEGADA MUNICIPAL DE ...

NUEVO DÍA


Por 52 años mi padre se levantó cada mañana a las 5:30 a.m., excepto el domingo, y se fue a trabajar. Por 52 años estuvo de vuelta a las 5:30 p.m., como reloj, para cenar a las 6:00 p.m.
No recuerdo que mi padre "saliese con los muchachos" o libase licor. Todo lo que pedía de mi como su hija, era sostener su martillo mientras reparaba algo, para que pudiésemos tener un tiempo para conversar.
Nunca vi a mi padre regresar enfermo del trabajo, ni tampoco tomarse una siesta. No tenía entretenimientos más allá de cuidar de su familia.
Por 22 años, desde que dejé el hogar para ir a la universidad, mi padre me llamó cada domingo a las 9:00 a.m. Siempre estuvo interesado en mi vida, sobre cómo le iba a mi familia, y nunca le oí quejarse de su vida. Las llamadas las hizo aún cuando él y mamá estaban en Australia, Inglaterra o Florida.
Hace nueve años, cuando compré mi primera vivienda, mi padre de 67 años, invirtió ocho horas al día por tres días en el intenso calor de Kansas, pintándola.
No me dejaba pagarle a alguien que lo hiciera. Todo lo que pedía era un vaso de té frío, y que le sostuviese la brocha de pintura para poder conversar conmigo. Pero yo estaba demasiado ocupada, tenía una práctica legal que ejercer, y no podía disponer del tiempo para sostener una brocha o hablar con mi padre.
Hace cinco años, a la edad de 71, otra vez en el sofocante calor de Kansas, mi padre invirtió cinco horas armando un columpio para mi hija. De nuevo, todo lo que pedía era que le llevase un vaso de té frío y le hablase. Pero nuevamente yo tenía ropa que lavar y una casa que limpiar.
Hace cuatro años, mi padre condujo desde Denver a Topeka, con un plantón de árbol, original de Colorado, de ocho pies, en su maletero, para que mi esposo y yo pudiésemos tener un poco de vegetación de allá en nuestra tierra. Yo me preparaba para un viaje ese fin de semana y no pude pasar mucho tiempo atendiendo a papá.
La mañana del domingo 16 de enero de 1996, mi padre me telefoneó como siempre, esta vez desde el hogar de mi hermana en Florida. Conversamos sobre el árbol que me había traido, "El Gordo Alberto", pero esa mañana lo llamó "El Gordo Oscar" y parecía haber olvidado algunas cosas que habíamos conversado la semana anterior. Como tenía que ir a la iglesia, abrevié y corté la conversación.
La llamada me llegó a las 4:40 p.m., ese día: mi padre estaba en el hospital en Florida con un aneurisma. Tomé un avión de inmediato, y mientras iba en camino, pensé en todas las veces en que no había tomado el tiempo para hablar con mi padre. Me di cuenta que yo no tenía idea de quién era él o cuáles eran sus más profundos pensamientos.
Decidí que al llegar, le compensaría por todo el tiempo perdido y tendría una conversación larga y agradable con él para realmente conocerle. Llegué a Florida a la 1 a.m.; mi padre había muerto a las 9:12 p.m. Esta vez fue él quien no tuvo tiempo para hablar conmigo o tiempo para esperarme. En los años desde su muerte he aprendido mucho acerca de mi padre, y aún sobre mí misma.
Como padre nunca me pidió nada excepto mi tiempo; ahora tiene toda mi atención, todos y cada uno de mis días.
Nos cuesta a veces darle el tiempo precioso a quién realmente se lo merece. Sin duda esas personas no nos niegan el suyo. Vamos hoy a dedicarle tiempo a quien se lo merece.

FOTOS PORTADAS HOY

















LA POESÍA DE KATY GUZMÁN CAÑAMERO

Mundo de sueños
Quisiera tener grandes alas,
Y volar en libertad,
Para huir de la hipocresía,
La ira, la maldad…

Posarme sobre una nube
Y ser los rayos del sol,
Calentar las ilusiones,
Haciendo un mundo mejor.

Volar a un mundo de nobleza,
Donde no existiera el odio,
Ni rencores ni pobreza,
Un mundo lleno de paz,
Lejos de la violencia.

Respetar las condiciones,
Razas, caracteres y
Opiniones,
Queriéndonos como hermanos,
Olvidar las contradicciones.

Donde no se hable de política,
Y no exista vanidad,
Ni orgullo, ni egoísmo,
Y reine la lealtad.

Mi corazón se estremece
Al ver tantas injusticias,
En este mundo de intereses,
Desordenes y avaricias.

Entender que somos iguales,
Ante los ojos de Dios,
Que el sol que a mí  me  alumbra,
Es el mismo que tu sol,
Y las estrellas que tú miras
Son las mismas que miro yo.

Katy Guzmán cañamero

RECUERDOS CABALGATA REYES MAGOS VEGA LOS MOLINOS 2011