.

.

Entrevista de portada

                           

 

Si fuera

LA BELLEZA NATURAL.... ARCOS DE LA FRONTERA

LA BELLEZA NATURAL.... ARCOS DE LA FRONTERA

ARCOS, UNA POSTAL PARA LA HISTORIA

ARCOS, UNA POSTAL PARA LA  HISTORIA

ARCOS DE LA FRONTERA EN LA HISTORIA

ARCOS DE LA FRONTERA EN LA HISTORIA

EN POSITIVO ....

EN POSITIVO ....

CALENDARIO DE EVENTOS

martes, 22 de diciembre de 2015

JUVENTUD ORGANIZA UNA EXPOSICIÓN COLECTIVA DE JÓVENES CREADORES

JUVENTUD ORGANIZA UNA EXPOSICIÓN COLECTIVA DE JÓVENES CREADORES

Estará abierta hasta el 26 de febrero.

Desde ayer lunes, hasta el 26 de febrero de 2016, se podrá visitar la exposición colectiva de jóvenes creadores que estará expuesta en la Casa de la Juventud Antonio Hernández de Arcos de la Frontera. El horario es de 8 a 15 horas, y de 16 a 22.
Esta muestra grupal recoge el trabajo de cinco jóvenes, los artistas arcenses: Antonio Jesús Oñate Castro, Enrique Sánchez Carrera, Pedro Sañudo Villalba y Juan Manuel Huertas Núñez, junto al artista vasco, Alberto Pecharromán Ferrer. La idea parte de un hecho singular: la donación en propiedad, a la delegación municipal de Juventud, de 12 obras pictóricas realizadas por Pecharromán. El alcalde de la ciudad, Isidoro Gambín, y la delegada del área, Saray Soria, agradecen enormemente al pintor este gesto de generosidad e implicación con la cultura juvenil de Arcos.
Según Soria, la donación de estas obras supone la Inauguración de esta exposición junto a otros cuatro artistas arcenses que representan la voluntad y capacidad de creación de nuestros jóvenes. Al acabar la muestra, se iniciará un ciclo de exposiciones de artistas jóvenes que expondrán sus obras en la Casa de  la Juventud, para promocionar la creación juvenil.
Los doce cuadros donados quedarán expuestos permanentemente en la Casa de la Juventud. No obstante, estas obras se podrán solicitar para ser expuestas en centros educativos y en otras Casa de la Juventud y Centros de Información Juvenil de otras localidades que lo soliciten, o a petición del autor. La intención de la Delegación de Juventud es realizar una serie de exposiciones con las 12 obras, después de Febrero de 2016, en la Casa de la Juventud de Jédula y en centros educativos de la localidad.
El alcalde y la delegada de Juventud reiteran su afectuoso agradecimiento a Alberto, Pedro, Enrique, Antonio y Juan Manuel, por la confianza y el cariño demostrado con los jóvenes arcenses y con el trabajo que se desarrolla desde esta delegación municipal.

Os detallamos, en el siguiente texto, cómo surge el proceso creativo de Alberto Pecharromán en Arcos.
El artista vasco Alberto Pecharromán Ferrer, en 2006,  pasa unas vacaciones en Andalucía y, después de retornar al País Vasco, decide volver para establecer residencia en nuestra ciudad. Del lugar, le sedujo el misterio de su Peña y el urbanismo amable adaptado al cauce del rio Guadalete, y a una campiña que equilibra las actividades humanas y el disfrute de la naturaleza. De sus gentes, la amabilidad hospitalaria, la amplitud de miras y las ganas de prosperar tanto humana como económicamente. Destacan entre los arcenses unos jóvenes que buscan vías de expresión y oportunidades de ampliar conocimientos. Pero ¿qué hace un vasco al borde de los cuarenta años mezclándose con estos chavales? Pues, sobre todo, escuchar e intentar aprender la cultura que practican.
Alberto descubre la cultura Hip-hop gracias a unos cursos promovidos por la Delegación de Juventud e impartidos en la Casa de la Juventud por unos talentosos jóvenes arcenses. El ambiente creativo es abierto, y los arcenses en general demuestran su querencia y su tolerancia hacia las expresiones artísticas.
La inspiración llega naturalmente en este ambiente, y Alberto decide sacar todo lo que se le pasa por la cabeza con total libertad y adoptando, en principio, la técnica de escritura automática que practicaron los surrealistas. Simultáneamente a los textos, surgen imágenes caprichosas que a veces responden a temas del entorno y la actualidad, pero que en su mayoría no tienen una explicación clara. Ante la complejidad de los temas surgidos decide adoptar la pintura más básica: mezclar los colores fundamentales (amarillo, rojo y azul), más el blanco y el negro que, no casualmente, permiten obtener todos los colores de la naturaleza. Es hora de elegir la técnica y el soporte, entonces se imponen ciertas estrecheces económicas por la falta de trabajo regular, y compra 5 botes de un kilo de pintura acrílica plástica de los colores elegidos.
 En una carpintería de Arcos pide que le despiecen dos tableros de tablex obteniendo once piezas de aproximadamente 50x70 cms. Unos pinceles de diferentes tamaños y un bote de ‘geso permiten blanquear la parte más rugosa del tablex. No hay límites económicos que contengan el ansia de expresarse. Todo está preparado, en una habitación vacía, para el parto.
Los temas están planteados con cierta claridad en textos con pequeños bocetos al borde. Es una mezcla abigarrada y densa de humor y terror cotidianos; condensaciones de sueños, animales antropomorfos, ambiente fantástico... A continuación, el dibujo con lápiz permite plasmar con rapidez y directamente sobre los tableros las imágenes definitivas. El proceso adquiere cierto aire fabril, los once cuadros reposan sobre el suelo y pasan al caballete uno tras otro en sesiones de tres horas, dos veces al día. Toda la serie surge simultáneamente y comienzan las pruebas de color en platos de cartón. El color se adueña de las composiciones y los detalles van adquiriendo concreción.
Durante dos meses continua el trabajo, salpicado de ciertos experimentos con arena y piedritas mezcladas con relieves de geso. Y la obra va llegando a su fin, ha adquirido un aspecto evidente, figurativo pero con cierto aire onírico.

Finalmente, el tema de un decimosegundo y último cuadro surge sobre un lienzo de tela montado en bastidor, todo un lujo. La serie está terminada, es hora de exponerla, y el técnico de Juventud obtiene fondos municipales para enmarcar los cuadros. Todo marcha bien, pero a Alberto le descubren un cálculo biliar y vuelve a Guipúzcoa para operarse, no puede asistir a la inauguración a comienzos de 2008. Tras más de siete años, noviembre de 2015, los 12 cuadros vuelven definitivamente a Arcos de la Frontera, su casa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario