.

.

Entrevista de portada

                           

 

Si fuera

LA BELLEZA NATURAL.... ARCOS DE LA FRONTERA

LA BELLEZA NATURAL.... ARCOS DE LA FRONTERA

ARCOS, UNA POSTAL PARA LA HISTORIA

ARCOS, UNA POSTAL PARA LA  HISTORIA

ARCOS DE LA FRONTERA EN LA HISTORIA

ARCOS DE LA FRONTERA EN LA HISTORIA

EN POSITIVO ....

EN POSITIVO ....

CALENDARIO DE EVENTOS

domingo, 19 de febrero de 2017

JORNADAS TÉCNICAS EN LA PEQUEÑA HOLANDA DE ARCOS DE LA FRONTERA


EN VENTA DE LA JUNTA DE LOS RÍOS





EL VOLUNTARIADO DE LA CAIXA DE ARCOS DE LA FRONTERA HA TENIDO UNA MAGNÍFICA MAÑANA DE CONVIVENCIA CON LA ASOCIACIÓN NUEVO CAMNAR EN UN PRECIOSO DÍA DE SENDERO. GRACIAS AL VOLUNTARIADO DE LA CAIXA.


Reparto de Chicharrones...

Chirigota infantil de Arcos " Con más cara que espalda"

Chiriparsa Infantil de Arcos " Entre el Sueño y la Realidad "

BUENOS DÍAS DESDE ARCOS DE LA FRONTERA A TODO EL MUNDO

Mi madre vive sola. Hace ocho años que mi padre murió. Ella no puede salir sola excepto a dar caminatas cortas. Tiene muchas dificultades con su memoria corta. Las conversaciones se limitan a unos cuantos comentarios repetidos.
Sin embargo, mi madre me dijo algo profundo: «El otro día estaba pensando en mis problemas y decidí que no tengo nada de qué quejarme. Dios me está cuidando y tengo gente que me ayuda. Mi único problema es que no puedo acordarme de nada, y tengo muchos lápices y papel para escribirlo todo.»
El apóstol Pablo luchaba con lo que él llamaba «un aguijón en la carne» (2 Corintios 12:7). Pero descubrió que en su debilidad, él experimentaba «el poder de Cristo» (v.9). Dijo: «Por eso me complazco en las debilidades, en insultos, en privaciones, en persecuciones y en angustias por amor a Cristo» (v.10).
Todos tenemos luchas. Éstas se pueden relacionar con la edad, las finanzas, las relaciones o miles de otras dificultades. Pero si de verdad disponemos nuestro corazón a confiar en Dios, y si permanecemos agradecidos incluso en medio de nuestros problemas, es más probable que reconozcamos que «no tenemos nada de qué quejarnos». –Dave Branon