.

.

Entrevista de portada

                           

 

Si fuera

LA BELLEZA NATURAL.... ARCOS DE LA FRONTERA

LA BELLEZA NATURAL.... ARCOS DE LA FRONTERA

ARCOS, UNA POSTAL PARA LA HISTORIA

ARCOS, UNA POSTAL PARA LA  HISTORIA

ARCOS DE LA FRONTERA EN LA HISTORIA

ARCOS DE LA FRONTERA EN LA HISTORIA

EN POSITIVO ....

EN POSITIVO ....

CALENDARIO DE EVENTOS

domingo, 22 de mayo de 2016

DECISIVOS INSTANTES DE NADA Por Juan María Rodriguez





Una mirada franca, liberada de cualquier artificio, presentada, en general, en un hermoso blanco y negro que, ajustando su discreción monocromática al pausado ritmo interior de las imágenes, remite a un cierto clasicismo analógico, frondoso de grises. He aquí un Vietnam recatado lleno de lo que Bernard Plossu llamaría “decisivos instantes de nada”; escenas deliberadamente capturadas de la cotidianidad sin afán de ningún espectacular “punch” visual que, sin embargo, nos hablan con discreta elocuencia del moroso ritmo de la vida oriental.
Mujeres adornadas con el cúbico sombrero “nón lá” sentadas sobre una delicada geometría de barcazas varadas; anónimos paseantes observados sobre un lejano puente de madera delicadamente enmarcado por un árbol del que solo vemos apenas una ramas al poético modo de la mejor y más clásica fotografía oriental; instantáneas de travesuras infantiles que irradian la felicidad contagiosa de aquellos juegos simples y espontáneos que Occidente, a toda prisa, dejó atrás; composiciones armoniosas como abstractos paisajes fractales y diminutas figuras de solitarios agricultores que emergen de los campos de arroz como si en lugar de hombres, fueran otra expresión surgida de la misma tierra que aman, sufren y trabajan; los “ojos” de una barcaza de río sobre la que distinguimos apenas el recorte de una diminuta silueta, como si en esa vastedad caudalosa surcada por lanchones y gabarras la presencia humana, aún erguida triunfal y dominante, fuera una rara anomalía. Bellas y maduras mujeres campesinas fotografiadas en la llana dignidad de sus tareas cotidianas y otras más mundanas y urbanitas cruzando elegantes la ciudad o el retrato, formidable, de una anciana de rostro surcado por esas arrugas tan profundas del esfuerzo y de la vida que parecen oquedades taladradas en la piel…. Un retrato de una humanidad y una contundente simpleza que solo pueden provenir –y esto es lo más difícil de encontrar en fotografía– de quien mira a su modelo con la absoluta dignidad de quien solo pretende comprender el sentido de esas llagas penetradas en la piel y capturar la humana majestad de su verdad interior. 

Por supuesto, estas imágenes de Manuel G. Abadía toman distancia del cierto pintoresquismo con el que numerosos fotógrafos se internan –nos internamos- por la epidermis visual de los territorios exóticos que se han granjeado la molesta fama de ser atractivos safaris fotográficos en un intento muy honrado por esquivar la habitual y cansina tentación del fotógrafo occidental, tan eurocentrista, de hacer cliché y costumbrismo con todo lo que geográficamente nos es tan lejano como incomprensible. Al revés: Manuel G. Abadía, atento a lo que él llama el “ritmo habitado”, es decir, ese transcurso imperceptible de las horas en el que, no sucediendo nada aparentemente destacado, se nos da sin embargo la plena y oculta medida de las cosas, acude a los pequeños detalles –un rostro en primer plano; la espera de un anciano plásticamente apoyado en el quicio de un comercio…– para ir conformando un mosaico de pequeñas teselas visuales que, ya completado, si es que un trabajo así puede decirse alguna vez completado, nos darán la visión del país de un paseante distraídamente atento que no hurga en lo que ve con la angustia y la voracidad de esos fotógrafos que peinan el paisaje como en una razzia frenética confundiendo la profunda realidad con sus manifestaciones más espectaculares o triviales sino deteniéndose ante ella con una mirada más pausada, más entera, y hasta en sus detalles, o precisamente por la suma variada de sus detalles, más global. Esa, afortunadamente, es la mirada de MG.

No hay comentarios:

Publicar un comentario